Tecnología

Tecnología, perfecta aliada del agro

Según el informe presentado por IBM en el marco del evento Think 2019, donde se mostraron cuales serán las tecnologías más importantes que se utilizarán en los próximos cinco años, se evidenció un panorama desalentador para el agro mundial, debido a la escasez de alimentos agrícolas y la prolífica producción de alimentos ‘plásticos’ en el planeta, y cómo la tecnología podría ayudar a que esto no ocurra, desarrollando polos de nuevos sistemas de generación alimentaria y facilitando los procesos de innovación.

Las clasificaciones científicas de los siglos X al XVI permitieron a la humanidad grandes desarrollos en sus campos. Así, la aritmética, por ejemplo, en la Europa Occidental permitió el uso de la estadística, lo cual sirvió para implementar mejorías en la rotación bienal o trienal de los cultivos. En el campo de la astrología, a diferencia de la ptolemaica, habiendo dejado a un lado la especulación de la posición del firmamento, estrellas y luna, permitió establecer calendarios de distribución comercial de productos agrícolas con mejor y mayor calidad, debido al conocimiento de las temporadas de lluvias. De la misma manera, la alquimia medieval, que había intentado buscar por cualquier medio el posibilitando el uso de nuevos sistemas de ignición para que no solo se dependiera de la pólvora o de la madera, ayudando a que la cocción de los alimentos fuera un factor de producción ya no tan primitivo y mas productivo.

Y ante todas estas revoluciones sistemáticas que sucedían, a veces por sorpresa, también la tecnología jugaría un papel importantísimo en la mejora de las condiciones agrícolas. Toda Europa estaba sumergida en una crisis sistémica, como lo explica Olivia Herrer y Pere Benito y Monclús, en la que muchísimos factores como las enfermedades, las guerras, el hambre, la fragmentación política, el sistema feudal y la usura en los sistemas fiscales debilitaban el prolífico crecimiento de la humanidad. La reducción demográfica por la gran cantidad de muertes, la malnutrición, las epidemias, el endeudamiento y la diferenciación social, sumada al débil papel de las élites en estos casos, acentuarían esta crisis que llevaría al hombre medieval a buscar solución inmediata por contingencia.

El medievalista Michael M. Postan nos cuenta que la Edad Media, al contrario de lo que muchos piensan, fue una época de maravillosos descubrimientos y nuevas metodologías tecnológicas en el agro. Según Postan, los agricultores fueron lo suficientemente emprendedores para inventar, innovar y adoptar técnicas agrícolas revolucionarias, como el empleo del arado a ruedas, enganchando a los animales por el lomo, o el gran molino de agua con transmisión dentada. También, el trazo regular de las primeras unidades habitacionales, tomado de los romanos, ayudaría a tener mejores métodos de drenajes de aguas lluvias posibilitando el ingenio técnico de la minería.

Todo lo anterior traería nuevos sabores al cereal, nuevas maneras de comer la carne y de conservar los alimentos y, por consiguiente, los hábitos cambiarían, al igual que los índices de precios del consumo. Tal vez, hacerle caso a la tecnología agraria ayude a tener mejores hábitos de consumo alimenticio basados en buenas prácticas de producción y conservación, convirtiéndonos, por qué no, en mejores seres humanos.

Luis Felipe Chávez G. 

Acerca del autor

Wilmer Ortiz "Shaka"

Añadir Comentario

Click aquí para publicar un comentario

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.